Quiénes somos

Actualizado el 15/03/2017

¿Alguna vez has sentido que no prestas toda la atención que deberías a tus dientes? ¿En cuántas ocasiones has pensado sobre el hecho de que te gustaría tener unos dientes más blancos? Me llamo María, soy de Valencia, tengo 28 años y las dos preguntas que te he hecho al principio de este párrafo son las que hace 3 años me hacía yo casi a diario.

Fue tras una visita rutinaria al dentista cuando empecé a interesarme por los irrigadores dentales, aunque si te soy sincera, nunca antes había oído hablar de ellos. ¿Irriga qué? Le pregunté extrañada al dentista cuando me lo dijo. Lo cierto es que yo tampoco es que haya sido un modelo a seguir en cuanto a cuidado bucal se refiere, bien es cierto que no fumo y que en aspectos generales suelo llevar una vida bastante sana, pero es ese punto en tu vida en el que haces "clic" y sientes que necesitas cambiar algo. Y ese algo fue el cuidado de mi boca.

Normalmente acudo dos veces al año al dentista, una para hacerme una limpieza y otra para una revisión periódica ya que hace no demasiado tiempo terminé de quitarme la ortodoncia. Es a partir de ahí cuando tras hacerle algunas preguntas al médico sobre cómo podría profundizar en el cuidado de los dientes, ya que estaba decidida a hacerlo efectivo, me empezó a despertar la curiosidad por probar uno de estos.

Mi dentista me recomendó los irrigadores de Waterpik, ya que son los que más enfocados están y, como podrás leer en dentro de la sección dedicada a ellos, verás que son los que más eficacia tienen y los que mejor relación calidad precio ofrecen.

Así pues, en este portal podrás encontrar diferentes análisis sobre distintos modelos que he tenido la posibilidad de probar. Primeramente, he querido enfocarme en las dos marcas más importantes: Waterpik y Oral B y, cuando tenga un poquito más de tiempo, porque la verdad es que el peque me da mucha faena, iré publicando el resto de marcas y modelos para que así puedas tener una visión más global de lo que se puede encontrar en el mercado.

Normalmente, yo lo suelo comprar todo por Amazon, y la razón es muy sencilla: ofrecen rapidez en el envío, seriedad y en el caso de tener algún problema lo puedes devolver sin ningún tipo de problema.

También quisiera decirte que en el caso de que compres alguno de los irrigadores bucales a través de los enlaces que llevan hacia Amazon, a mí me darán una pequeña comisión que me ayudará a seguir manteniendo la página en funcionamiento y a pagar los costes que tener esto en marcha supone. No me gustaría ocultártelo, ya que pienso que la transparencia es la clave de todo, así que si finalmente de decides por comprar uno de ellos, me ayudaría muchísimo que lo hicieras a través de ellos, puesto que sería como una especie de "recompensa" por el tiempo que he invertido en poner en escribir los artículos y analizar cada uno de los modelos.

En fin, esta ha sido una pequeña presentación para que me conozcas un poco más y no te de la sensación de que es una mafia de rusos la que está detrás de todo esto.

Cualquier duda o pregunta que necesites hacer, por favor, utiliza el formulario de contacto o simplemente deja un comentario en la página correspondiente y estaré encantada de poder ayudarte.

¡Nos vemos por el blog! 🙂

María

Quiénes somos
¿Qué te ha parecido el artículo?

Síguenos en:



¡Buenas! Soy María, tengo 28 años, un hijo y soy autora de este blog. Hace pocos años empecé a probar los irrigadores y, a día de hoy, pienso que puedo aportar mi granito de arena ayudando a todas aquellas personas que están indecisas y que aun no saben cuál elegir.

En este blog analizo los diferentes modelos que he ido probando, y te doy mi opinión acerca de ellos para que puedas tener una idea clara sobre el modelo que mejor se podría adaptar a ti en base a tus necesidades. ¡Espero que te pueda servir de ayuda! ¡Bienvenido/a! :)